Wednesday, 16 January 2019
El discriminado Burela PDF Print E-mail
En paz descanse


Por: Javier Martínez Sosa / EL BOQUEÑO

José Luis Burela López no sólo fue atropellado por un vehículo automotor. También ya una vez finado, fue -y lo es hasta ahora- atropellado por el prejuicio social. Claro, evitando generalizar pues no toda la ciudadanía piensa de la misma forma.

Sin embargo, en diversos foros, redes sociales y portales noticiosos donde la gente encuentra oportunidad para emitir su opinión, desafortunadamente el caso Gamboa/Burela está repleto de comentarios discriminadores hacia la víctima pues al ver sus fotografías -en las que aparece con tatuajes y perforaciones en el cuerpo- no muy pocos se atreven a especular que Burela se drogaba o que era un delincuente. Y que por lo tanto provocó su propia suerte.

Hay quienes incluso insinúan que por su aspecto físico, por su vestimenta, por su aparente estilo de vida, merecía morir... Si no me cree, estimado lector, le invito a revisar la siguiente página de Facebook donde tales menciones han sido vertidas: https://www.facebook.com/JusticiaParaJLB/posts/556486124473702

Olvidémonos por un momento de la controversia respecto a quién tuvo la culpa del accidente registrado aquel 12 de julio sobre el boulevard Miguel Alemán de Boca del Río. La verdad es que preocupan estos niveles de obcecación en nuestra comunidad. Preocupa este enajenamiento e indiferencia ante el dolor de una familia enlutada sólo porque fulanito portaba tatuajes en un brazo y se vestía como vago. ¿Así de clasistas resultamos?

Pero más preocupa que ahora la pinta de una persona determine si ésta -aún siendo víctima de una trágica circunstancia- puede ser tratada con justicia. Es decir, ¿de nuestra fachada individual depende si los derechos que la Carta Magna confiere se hacen valer o no? ¿La imagen corpórea que mostramos al mundo es directamente proporcional a nuestra calidad humana, apreciativa o moral?

Quien esto escribe anda intrigado.

Recuerdo con detalle el reclamo que hace tiempo la ciudadanía envió al gobierno de Javier Duarte cuando varios ultimados por fuerzas federales quedaron criminalizados en los comunicados de prensa, sin investigación de por medio. El criterio utilizado fue: si un soldado te mató, se debió a que eras narcotraficante, secuestrador o, mínimo, tenías probable relación con la delincuencia organizada.

Ni el Estado ni la Federación aceptaron jamás que algún ejecutado por el Ejército fuera producto de equivocación oficial en operativos armados. ¡Pues justo así muchos veracruzanos actúan hoy! ¡Bajo el mismo criterio apático y negligente! Repito: me preocupa esta indolencia en masa. Me angustia.

Y pensar que otros jóvenes más deambulan por ahí con catadura similar a la del discriminado José Luis Burela. Ojalá ninguno corra el mismo destino, pues apesar de que en sus cabezas exista riqueza intelectual o que en sus corazones alberguen una enorme afabilidad, para gran parte de la opinión pública será irrelevante. Triste pero cierto.

 

Anuncia tu marca

 

 

Estadísticas

  • OS : Linux s
  • PHP : 5.6.30
  • MySQL : 5.1.63-cll
  • Time : 20:40
  • Caching : Disabled
  • GZIP : Disabled
  • Members : 6
  • Content : 1298
  • Web Links : 6
  • Content View Hits : 926443